Ir a la Portada. Friso: Felipe Martínez.



¡BIENVENIDOS!

BUSCADOR DEL SITIO

Búsqueda personalizada


  • NOVEDADES:
  • Novedades.

NOTICIAS DE

EXPLORANDO LA ÓRBITA BAJA DE LA TIERRA



Hace 50 años:
 
PRIMER VUELO ORBITAL DE AMÉRICA
 
Luego de quedar rezagado en los primeros tramos de la carrera espacial, Estados Unidos de América comenzó a reducir su distancia de la URSS, cuando puso en órbita su primer orbinauta: el ex piloto de pruebas John Glenn.

Video: 50 AÑOS DEL PRIMER VUELO ORBITAL AMERICANO:

(20 Febrero, 2012 - NASA/CA) Hace 50 años un cohete Atlas 8 impulsaba a John Glenn, un ex piloto de pruebas de la marina y a su cápsula Frienship 7 a la órbita terrestre, transformándose en el primer americano en ser puesto en órbita de la Tierra.

Video: (para ver permitir elementos bloqueados)

La peligrosa misión de exploración comenzó en Cabo Cañaveral en Florida, desde donde despegó el cohete de una etapa que inyectó a Glenn en una órbita a 240 kilómetros de altura y a una velocidad de 28.245 kilómetros por hora, que le permitían ir cayendo alrededor de la Tierra, sin topar el suelo.

La misión partió luego de cuatro postergaciones debido a problemas con el tanque de combustible y el tiempo.

Luego de tres órbitas, realizadas en 4 horas y 59 minutos, donde Glenn describió días y noches de 45 minutos, la cápsula descendió en paracaídas sobre el Océano Atlántico y recogida por el destructor USS Noa. La escotilla fue abierta a bordo por el propio Glenn, desde dentro de la cápsula. Sus primeras palabras luego de terminado el viaje fueron: "God it was hot in there".

John Glenn, se transformó así en el primer hombre en subir al espacio, ingresar en órbita y descender a la superficie en la misma nave, luego que se reconociera que su antecesor en los vuelos orbitales, el ruso Yuri Gagarin saltó de su cápsula a unos 7 kilómetros de altura, realizando la última etapa de su descenso en paracaídas mientras que su capsula Vostock descendía vacía en la estepa.

Homenaje de la NASA al primer vuelo orbital americano.


Saturación:
 
REDUCIRÁN BASURA ESPACIAL
 
España lidera un nuevo programa europeo para reducir la basura espacial: el proyecto BETs.

Sistema de tether para acelerar o frenar un satélite, utilizando la energía de la ionosfera. NASA.

(6 Octubre 2011 - infoespacial.com / CA) La Universidad Politécnica de Madrid (UPM), en colaboración con la compañía española Tecnalia, dirige una nueva iniciativa europea para mitigar la basura espacial: el proyecto Bare Electrodynamic Tether (BETs), que estudiará la deorbitación de satélites en órbita baja (LEO) de forma poco costosa.

Imagen Sistema de tether para acelerar o frenar un satélite, utilizando la energía de la ionosfera. NASA.

En noviembre de este año deben quedar totalmente cerrados los requerimientos, de tal manera que en marzo de 2012 se cuente con un diseño en detalle del sistema. El proyecto tendrá un total de tres años de duración y finalizará en septiembre de 2013.

Según ha explicado el director de Mercado Aeroespacial de la Unidad de Transporte de Tecnalia, Jesús Marcos Olaya, a infoespacial.com, esta misión es importante porque “el espacio está cada vez mas lleno”, ya que “el mayor número de ingenios espaciales y países que acceden a tener un satélite obliga a ir retirando los satélites obsoletos cuando acaba su vida útil”.

“BETs utilizará tethers conductores y arrastre magnético para lograr la deorbitación sin consumo de propelante ni gasto de potencia”, explica el directivo. El tether es un cable conectado al satélite, que es desplegado una vez éste se encuentra en órbita. La corriente que recorre el cable junto con el campo magnético terrestre al que se expone, genera una fuerza que permite el desplazamiento del satélite de una órbita a otra.

El proyecto BETs incluye estudios de interacción de plasma, dinámica en órbita, despliegue y supervivencia de tethers en el ambiente espacial. Tecanalia es responsable de la fabricación del tether, selección de materiales y validación medioambiental.

En esta fase del programa se ha definido un primer diseño conceptual del dispositivo. La cinta estará compuesta por tres capas distintas, un núcleo elástico no conductor y dos capas externas construidas en un material conductor. La anchura del tether será de unos 20-30mm y el espesor será inferior a 0.5mm.

Participan en esta iniciativa, junto a Tecnalia y la UPM, la compañía española Emxys, en colaboración con DLR Institue of Space Systems (Centro de Investigación Alemán para Aeronáutica y Espacio), Onera (Centro Francés de Investigación Aeroespacial), la Universita degli Studi di Padova (UNIPD-CISAS), en Italia, y la Universidad Estatal de Colorado (Colorado State University). El programa está financiado por el Séptimo Programa Marco de la Unión Europea.

La Basura Espacial

Por basura espacial se entienden todos los objetos creados por el hombre que permanecen en el espacio sin prestar ninguna utilidad. Esto incluye etapas de cohetes, satélites en desuso y fragmentos de estos generados en choques o en explosiones accidentales o deliveradas (como la realizada por China).

Actualmente la Space Surveillance Network de Estados Unidos de América le sigue la pista a 12 mil objetos, mediante radares y sensores. El tamaño mínimo para poder restrear un objeto en órbita baja, entre 200 y 400 km de altura es de entre 5 a 10 cm y cerca de 30 cm a 1 m para la órbita geostacionaria, 36 mil kilómetros de altura. Sólo el 6% de los objetos catalogados son satélites activos, el 40% son fragmentos y etapas de cohetes y el 54% corresponde al resultado de unas 200 explosiones en órbita registradas desde 1961. Excepto por una pocas coliciones la mayoría son producto de explosiones.

Se estima que si incluimos los objetos menores de 10 cm, que no son rastreados, la cantidad sube a 600.000 (ESA, 2009).

Todas estas partículas viajan a velocidaes cercanas a los 26 mil km/h, por lo que su potencial destructivo es alto. Los mini-impactos registrados en los trasbordadores y la estación espacial, revelan su fuerza destructiva.

La basura es retirada de la órbita baja en forma natural por la alta atmósfera, con las que estos objetos colisionan reduciendo la velocidad y haciéndolas caer de regreso a la Tierra y desintegrarse. Pero la actividad espacial está creando más basura que la que la atmósfera podría retirar y se encuentra en aumento.

Las mitigaciones deben buscar reducir la basura espacial, antes que sea demasiado tarde y se desate el Síndrome de Kessler, donde las cantidades de objetos en órbita sea tan grande que comienzen a producirse choques entre las partículas, creando nueva basura en una suerte de "efecto avalancha" haciendo inutilizable el espacio por muchos años.


Ayuda:
 
COMIENZA LA ERA DE LOS ROBOTS ESPACIALES
 
La Agencia Espacial Europea y la NASA trabajan en robots androides que ayudarán en la exploración interplanetaria.
Justín será controlado desde la Estación Espacial Internacional. NASA.

(1 Julio, 2011 - ESA - CA) Presentamos a Justin, el androide que dentro de poco podrá ser controlado a distancia por los astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional. Con este proyecto, la ESA prepara el camino para explorar la Luna y los planetas con robots teledirigidos.

Imagen: Un modelo de Justin será controlado desde la Estación Espacial. ESA.

Pero Justín no está solo, en febrero de este año junto a los seis miembros de la tripulación del trasbordador Discovery llegó a la Estación Espacial Internacional la primera versión del robot con forma humana Robonaut 2 o R2, desarrollado conjuntamente por la NASA y General Motors. Buscan crear un asistente robótico que trabaje con los humanos ya sea en el espacio o en las plantas de automóviles de la GM en la Tierra.

Catherine Coleman de la Expedición 27 desempaca a Robonaut2. Crédito:NASA.La primera versión espacial de R2 consiste en un torso con dos brazos y manos y una cabeza. En la estación verán cómo se comporta en estado de caída libre, sin peso. Los R2 del futuro trabajarán dentro y fuera de la estación.

Imagen: La astronauta Catherine Coleman de la Expedición 27 desempaca a Robonaut2 en el laboratorio americano Destiny. Crédito:NASA.

Justín de Europa

Dentro de dos o tres años, una versión de Justín en tierra será capaz de reproducir con detalle los movimientos de un astronauta en la Estación Espacial Internacional (ISS).

Los astronautas utilizarán un exoesqueleto – una estructura que recubre los brazos y las manos, con sensores y de actuadores electrónicos – para trabajar a distancia con la misma precisión que tendrían si estuviesen físicamente allí.

Para poder transformar la robótica y las técnicas de tele-presencia en una herramienta estándar de las futuras misiones espaciales, la ESA está preparando un enlace entre tierra y la Estación Espacial Internacional que permitirá controlar experimentos robóticos desde el complejo orbital.

Esta iniciativa, bautizada como Meteron (acrónimo inglés de Red Punta a Punta Multiuso para Operaciones Robóticas), permitirá probar las tecnologías necesarias para las futuras misiones de exploración de la Luna, Marte u otros cuerpos del Sistema Solar.

“La Estación Espacial Internacional es la plataforma perfecta para simular con gran realismo los futuros escenarios de exploración tripulada”, comenta Kim Nergaard, Coordinador de Meteron para la ESA.

“En primer lugar tenemos que establecer una arquitectura de comunicación robusta, implementar un sistema de operaciones y definir un protocolo que permita a los astronautas, a los robots y a nuestro centro de control trabajar juntos de forma efectiva. Esto no es tan fácil como parece”.

A principios de este año, la ESA solicitó propuestas sobre cómo utilizar la Estación Espacial Internacional como banco de pruebas para las futuras misiones de exploración tripulada. Un buen número de las ideas recibidas proponía controlar robots en tierra desde una consola en el laboratorio Columbus de la ESA en la Estación Espacial.

“La cantidad de propuestas que sugerían este concepto demuestra la fortaleza de la idea”, explica Philippe Schoonejans, Director de la División de Robótica del Directorado de Vuelos Tripulados y de Exploración de la ESA.

“Esta iniciativa nos permite tener en cuenta todas las propuestas recibidas y crear nuevas oportunidades para los países, empresas e institutos de investigación que han mostrado su interés en participar”

“Meteron es una propuesta viable a corto plazo, ya que utiliza la infraestructura y la tecnología ya existentes y no requiere una fuerte inversión adicional”, explica François Bosquillon de Frescheville, responsable de los estudios conceptuales de las operaciones de las futuras misiones tripuladas de exploración, impulsor de esta iniciativa.

Prototipo de Eurobot

En la primera fase de Meteron, los astronautas de la Estación Espacial controlarán a distancia el prototipo del rover Eurobot de la ESA desde un ordenador equipado con un joystick y unos monitores especiales. Este prototipo es un rover de cuatro ruedas y dos brazos, que cuenta con un avanzado sistema de navegación, cámaras y sensores, que se está probando desde el año 2008 en el Centro Europeo de Investigación y Tecnología Espacial (ESTEC) de la ESA en los Países Bajos.

El astronauta europeo Christer Fuglesang trabajando con un exoesqueleto. ESA.Imagen: El astronauta europeo Christer Fuglesang trabajando con un exoesqueleto.

En la siguiente fase, los astronautas podrán manejar un robot dotado de ‘tacto’ y sensores de fuerza. Con este sistema, se podrán controlar androides como Justin, desarrollado por el Centro Aeroespacial Alemán (DLR).

“Gracias a estos sensores, los astronautas podrán sentir la fuerza real que está ejerciendo el robot en su entorno de trabajo”, explica André Schiele, responsable del Laboratorio de Tele-robótica y Háptica de la ESA.

“Esto será especialmente útil para desplazar rocas, o para desarrollar tareas complejas como el ensamblaje de equipos”

Sea cual sea el camino que seguirá la exploración de la Luna y de Marte, necesitará técnicas de comunicación avanzadas y herramientas sofisticadas. Gracias al gran avance de las interfaces humano-máquina, los astronautas en órbita podrán trabajar con robots para explorar la superficie de los planetas.


Muy lejana:
 
LA VOYAGER 1 MEDIRÁ EL VIENTO SOLAR
 
La NASA realiza maniobra con la Voyager 1 para reconvertirla en una veleta solar.

Las Voyagers 1 y 2, son las naves espaciales más lejanas. NASA.(9 Marzo, 2011 - Agencias - CA) ¿En qué dirección se extiende la corriente de partículas solares cargadas cuando se acerca al borde del sistema solar? Los científicos saben que la respuesta "está soplando en el viento" y para conocerla basta poner a la lejana nave espacial Voyager 1 de la NASA en la orientación correcta.

Imagen: Las Voyagers 1 y 2, son las naves espaciales más lejanas. NASA.

Para habilitar la recogida de estos datos al instrumento de partículas cargadas de baja energía de la Voyager 1, se ordenó que la nave realizara una maniobra el 7 de marzo pasado que no había hecho durante 21 años, excepto en una prueba de preparación el mes pasado.

La nave espacial más distante de la humanidad fue girada 70 grados hacia la izquierda, vista desde la Tierra respecto a su orientación normal. Ayudada por sus giroscopios estuvo girando durante dos horas y 33 minutos. La última vez que cualquiera de las dos naves Voyager rodó y se detuvo en una orientación de giro-controlado fue el 14 de febrero 1990, cuando tomó una foto de familia de los planetas esparcidos como perlas diminutas alrededor de nuestro Sol.

"A pesar de que la Voyager 1 ha estado viajando a través del sistema solar desde hace 33 años, sigue siendo un ágil gimnasta suficientemente entrenado para hacer acrobacias que no hemos podido hacer en 21 años", dijo Suzanne Dodd, jefe del proyecto Voyager, con sede en el Jet Propulsion Laboratory de la NASA en Pasadena, California. "Ejecutó la maniobra sin problemas, y esperamos poder hacerlo otras veces para permitir a los científicos reunir los datos que necesitan."

Las dos naves espaciales Voyager están viajando por una zona turbulenta conocida como la heliopausa. La heliopausa es la cáscara externa de la burbuja alrededor de nuestro Sistema Solar creada por el viento solar, una corriente de iones que sopla radialmente hacia fuera del Sol a 1,6 millones de kilómetros por hora. El viento debe activarse cuando se acerca al borde exterior de la burbuja en que se pone en contacto con el viento interestelar, que se origina en la región entre las estrellas y los impactos de nuestra burbuja solar.

En junio de 2010, cuando la Voyager 1 estaba a unos 17 mil millones de kilómetros de distancia del Sol, los datos del instrumento de partículas cargadas de baja energía comenzaron a mostrar que el flujo neto hacia el exterior del viento solar fue cero, lo que ha continuado desde entonces. El equipo científico de la Voyager no cree que el viento haya desaparecido en esa zona. Tiene probablemente que haber dado la vuelta a la esquina. Pero, ¿hacia dónde?

"Debido a que la dirección del viento solar ha cambiado y su velocidad radial se ha reducido a cero, tenemos que cambiar la orientación de la Voyager 1 por lo que el instrumento de partículas cargadas puede actuar como una especie de veleta para ver en qué dirección sopla ahora el viento", dijo Edward Stone, director del proyecto Voyager, con sede en el Instituto de Tecnología de California, en Pasadena.

"Conocer la fuerza y dirección del viento es fundamental para entender la forma de nuestra burbuja solar y estimar cuánto más lo es el borde del espacio interestelar", añadió.

Los ingenieros del Voyager realizaro una prueba y mantuvieron la nave girando el 2 de febrero durante dos horas y 15 minutos. Cuando los datos se recibieron en la Tierra unas 16 horas más tarde, el equipo de la misión verificó que la prueba fue un éxito y que la nave espacial no tenía ningún problema en la reorientación de sí misma y en la visión de vuelta a su estrella guía, Alfa Centauri.

La equipo científico del instrumento de baja energía de partículas cargadas confirmó que la nave había adquirido el tipo de información que necesitaba, y los planificadores de la misión Voyager 1 dieron la luz verde para seguir adelante. Habrá cinco más de estas maniobras en una semana y se repetirán cada tres meses.

Voyager 2 fue lanzada el 20 de agosto de 1977. Voyager 1 fue lanzada el 5 de septiembre de 1977. El 7 de marzo, la Voyager 1 estaba a 17,4 mil millones de kilómetros de distancia del Sol. Voyager 2 estaba a 14,2 mil millones de kilómetros (8.8 mil millones millas) de distancia del Sol, en una trayectoria diferente.


Británicos:
 
INVENTAN ESCUDO PROTECTOR PARA EL VIENTO SOLAR
 
Los vientos solares son corrientes de partículas subatómicas cargadas que viajan a una velocidad superior a la del sonido y que, por las mutaciones que causan en el material genético pueden producir cáncer.

(Enero, 2008 - Agencias - CA) Un grupo de científicos británicos ha creado un escudo que protegerá a las tripulaciones espaciales de los dañinos vientos solares, lo que permitirá a los astronautas ir a Marte, y más allá, en el futuro.

Como el Capitán James T. Kirk, de la nave estelar Enterprise de Star Trek, los comandantes de las futuras misiones podrán valerse de un escudo sin el cual Kirk y su tripulación no podrían haber pasado más allá de la Luna.

Los vientos solares son corrientes de partículas cargadas electricamente que escapan desde el Sol y viajan a alta velocidad por el Sistema Solar. Es un tipo de radioactividad, y como radiación ionizante puede causar mutaciones en el material genético y posteriormente cáncer.

Según el diario británico The Guardian, los investigadores han creado una versión en pequeña escala del viento solar para estudiar cómo usar escudos magnéticos que protejan del mismo.

La física del laboratorio Rutherford Appleton de Chilton, Ruth Bamford, afirmó que cuenta con indicios reales de que puede crearse un "agujero" en el viento solar, donde no afectaría el bombardeo de partículas y donde debería situarse la nave espacial.

El equipo se inspiró en el campo magnético de la Tierra, que funciona como una coraza que protege de los vientos y radiaciones solares y permite la vida en el planeta.

Bamford indicó que el experimento ha funcionado "magníficamente", por lo que el siguiente reto es construir un aparato con la energía suficiente para activarlo en ese escudo en el espacio.

El sistema consiste en una seria de magnetos y es tan sencillo que Bamford está sorprendida de que a nadie se le haya ocurrido antes.

La cuestión de cómo eludir el viento solar ha adquirido cierta urgencia debido al plan internacional "The Global Exploration Strategy", firmado por catorce agencias espaciales para volver a la Luna y conseguir que las tripulaciones viajen a lugares más remotos, protegiéndose de las "tormentas de iones", como las llamaría el Capitán Kirk.


A Marte:
 
PLANES RUSOS DE EXPLORACIÓN A MARTE
 
Un miembro de la Academia de Cosmonáutica adelantó que no se planea posar astronautas en el planeta rojo, sino que estudiar la superficie con aparatos automáticos.

(Enero, 2008 - Agencias) El primer vuelo tripulado ruso a Marte podrá efectuarse ya en 2020, afirmó el miembro de la Academia de Cosmonáutica de Rusia Yuri Karash, en un artículo publicado este viernes en el periódico Nezavísimaya Gazeta.

"El proyecto, que contempla un vuelo tripulado para orbitar Marte, sin descenso a la superficie marciana, ya ha sido elaborado por la corporación espacial Energuia", sostuvo el científico.

Según Karash, en ese vuelo los cosmonautas no se posarán en Marte, sino que estudiarán el planeta rojo con ayuda de aparatos automáticos controlados desde la órbita.

El académico subrayó que, en caso de iniciarse ahora mismo los trabajos, la primera fase del proyecto marciano, la misión tripulada orbital y de observación, puede llevarse a cabo dentro de 12 ó 14 años.

Karash señaló que el programa del viaje a Marte puede convertirse en un poderoso impulso para el desarrollo de las nuevas tecnologías, con el consiguiente beneficio para toda la economía.

"La tarea de la cosmonáutica nacional no es ganar una carrera ficticia a la Luna, sino concluir cuanto antes la fundamentación técnica y económica para la misión al planeta rojo y presentarla al Gobierno", insistió.

En opinión del científico, para Rusia no tiene sentido sumarse a la carrera de China e India por llegar a Luna, pues sería repetir lo que el país consiguió hace 30 y 40 años. Aunque en realidad los que llegaron a la Luna fueron los estadounidenses.

Durante los 1970s, Rusia llegó con robots no tripulados a la Luna y logró traer de esta forma algunos gramos de muestras del sualo lunar. (EFE)


Los inicios:
 
EL ASOMBROSO SPUTNIK I
 
Se cumplen 53 años del lanzamiento del primer satélite artificial de la Tierra. La carrera espacial había comenzado 15 años antes, con el lanzamiento al espacio de un cohete alemán V2.

Sputnik, el primer satélite hecho por el hombre. (4 Octubre, 2010 - Agencias - CA) La Unión Soviética logró en 1957 el sueño de Konstantin Tsiolkovsky, de 1903, de poner un satélite en órbita utilizando las leyes Newton y Kepler mediante un cohete, al lanzar su Sputnik I, el primer satélite hecho por el hombre.

Imagen: La brillante bola de aluminio pesaba 83 kilogramos y pasó 21 días en órbita. Su señal electrónica transmitida a la Tierra por el aparato se convirtió en un icono mundial.

El lanzamiento fue parte de la celebración del Año Geofísico Internacional organizado en 1957, prorrogado posteriormente hasta 1958, en el que tanto los EE.UU. como la Unión Soviética anunciaron su intención de lanzar satélites artificiales ese mismo año. Este evento, nacido de una idea del geofísico americano James Van Allen, permitió reunir por primera vez a geofísicos de diversas naciones enemistadas por la guerra fría y permitió el desarrollo de los estudio climáticos.

La URSS fue la primera en cumplir, lanzando el primer "Sputnik" el 4 de octubre, seguido del Sputnik II el 3 de noviembre. Los satélites Sputnik fue un gran logro científico y tecnológico de la URSS, provocando el asombro de Estados Unidos, al quedar atrás en un campo de investigación tan importante.

El Sputnik inspiró a la Casa Blanca para ordenar el desarrollo de una nueva agencia dedicada al espacio, la NASA, y para desarrollar un programa para fabricar satélites estadounidenses.

Estados Unidos tuvo mala suerte con su primer intento de poner un satélite, en diciembre 1947, el cohete que lanzaría su satélite Vanguard se incendió durante el lanzamiento. Por lo que se autorizó el lanzamiento de otra misión, iniciada no oficialmente unos años antes por Wernher Von Braun. Von Braun había construido grandes misiles para el ejercito de los EE.UU. y tenía toda la infraestructura preparada, pero hasta entonces no había obtenido permiso para lanzar satélites.

Finalmente el cohete americano Juno I logró poner en órbita al Explorer 1, el 31 de enero de 1958. Este satélite científico, fue diseñado y construido por un grupo de científicos de la Universidad de Iowa, liderados por James Van Allen. Este grupo se había acreditado previamente con la primera observación de los electrones de la aurora desde un cohete sonda; casualmente, la idea del IGY partió de una cena celebrada en 1950 en la casa de Van Allen (que en ese momento vivía cerca de Washington).

EL VERDADERO COMIENZO DE LA CARRERA ESPACIAL

Cohete alemán V2. Pero en realidad fue Alemania la que tocó el espacio por primera vez con un cohete, el 3 de Octubre de 1942, casi exactamente 15 años antes del Sputnik I, cuando un cohete V2 alemán lanzado desde Peenemünde alcanzó hasta los 200 kilómetros de altura. Actualmente la NASA considera la frontera del espacio los 100 kilómetros de altitud.

"Hemos invadido el espacio con nuestros cohetes y por primera vez - anoten bien - hemos usado el espacio como un puente entre dos puntos de la Tierra; hemos probedo que la propulsión cohete es practica para los viajes espaciales. Es el tercer día de Octubre, 1942, el primero de una nueva era del transporte, la de los viajes espaciales." Afirmó el General Walter Dornberger, jefe militar del proyecto coheteril alemán. (Citado en http://www.v2rocket.com/)

El caracter militar del proyecto y el nefasto y vergonzoso uso de esclavos y prisioneros en la fabricación de estos cohetes, así como los horrorosos abusos cometidos en los campos de construcción de los cohetes ha llevado al olvido de esta hazaña.

Niklas Reinke, experto en política espacial de la Agencia Espacial Alemana afirma que "Antes de la Segunda Guerra Mundial, Alemania estaba mucho más adelantada en el desarrollo de los cohetes, con respecto a Rusia y America. Una de las razones de esto fue que el Tratado de Versalles prohibía que Alemania desarrollara aviones corrientes."

El proyecto espacial alemán, fue encabezado por el padre de la cohetería alemana Hermann Oberth, que en 1923 había presentado su tesis que demostraba que los cohetes podrían llevar al hombre al espacio. Orbeth fue secundado por el talentoso ingeniero Wernher Von Braun, que luego de la rendición de Alemania en 1945, se refugió en Estados Unidos donde encabezó el proyecto coheteril americano.

Posteriormente Von Braun se justificó afirmando "Todos eramos prisioneros". También lamentaba que las V2s cayeran "en el planeta equivocado".

Los motores de los cohetes alemanes estuvieron inspirados en los diseños de los cohetes de combustible líquido del estadounidense Robert Goddard, desarrollados en la década de los años 1920s, pero que en su época, despertaron poco entusiasmo entre sus compatriotas.

La extensa utilización de cohetes como arma ofensiva por parte de Alemania, llevó a Estados Unidos y la URSS a desarrollar sus proyectos de cohetería, primero militar y luego espaciales después de la Segunda Guerra Mundial.

LA PRIMERA IMAGEN DE LA TIERRA DESDE EL ESPACIO

Primera foto de la Tierra desde el espacio.Imagen: Uno de los fotogramas de la película de la Tierra desde el espacio tomada con una cámara en el cohete V-2 #13, lanzado el 24 Octubre, 1946. Ver la película completa. (White Sands Missile Range/Applied Physics Laboratory).

Con posterioridad a la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos e Inglaterra realizaron lanzamientos de cohetes hacia el espacio, con los V2 capturados a Alemania y el 24 de Octubre, 1946 un grupo de militares y científicos tomó la primera fotografía de la Tierra desde el espacio.

La granulosa imagen fue tomada en blanco y negro desde 100 kilómetros de altura por una cámara filmadora de 35 milímetros a bordo de un cohete V-2 lanzado desde el campo de pruebas de White Sands. Tomando un cuadro cada 1,5 segundos, la cámara subió directo hacia arriba para caer luego de algunos minutos de vuelo, estrellándose con la superficie a 500 kilómetros por hora. Aunque la cámara resultó destruida, la película sobrevivió sin daños, proteguida especialmente en un cassette de acero.

Ver la primera película de la Tierra desde el espacio.

Fuente: Airspacemag.com.


Futuro:
 

TRAJES ESPACIALES MÁS CÓMODOS
 
Trajes tipo exoesqueleto facilitarán los movimientos de los exploradores del espacio del futuro. Adiós a los trajes-globos utilizados actualmente.

Traje espacial de Newmann, basado en la firmeza de los tejidos para contrarrestar la falta de presión atmosférica en el espacio y no en la presión interior.(20 Julio 2007 - Agencias CA) Dava Newman, una profesora del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) está diseñando el que puede ser el traje espacial de los viajeros espaciales del futuro.

Imagen: La Dra. Newman posa con su nuevo traje espacial en una escultura de Henry Moore. El traje espacial de Newmann, está basado en la firmeza de los tejidos, para contrarrestar la falta de presión atmosférica en el espacio, y no en la presión interior.

Para mantener a un tripulante a salvo en el espacio o en la Luna, el traje espacial debe ejercer una presión de unos 30 kilopascales de presión contra la piel - un tercio de la presión atmosférica normal. El MIT afirma que el Biosuit se acerca a esta norma, alcanzando presiones entre 20 y 30 kilopascales.

El modelo debe proporcionarles mayor movilidad y seguridad que los trajes actuales. Y también debe ser más ligero pues en las futuras expediciones los astronautas permanecerán con el traje durante más tiempo.

Los trajes actuales apenas han introducido modificaciones desde que se diseñaron hace 40 años. Los abultados y presurizados trajes actuales ofrecen una buena protección, pero son incómodos y limitan los movimientos ya que al estar inflados el traje se resiste a los movimientos.

Trajes espaciales globos en la Luna. Se estima que alrededor del 75% de la energía gastada por un astronauta se pierde en “luchar” contra su propio traje. Además, el más pequeño agujero en el traje puede llevar a un desastre. Los diseñadores de herramientas afirman que en sus movimientos en el exterior los orbinautas tienen la destreza de un niño de tres años.

Newman y sus colegas del MIT creen haber encontrado una solución a estos inconvenientes. Se llama Biosuit, y está fabricado de fibras sintéticas como el nylon. El lugar de estar presurizado, el traje envuelve el cuerpo del astronauta con bandas, de modo que se ciñe firmemente a la piel del astronauta y se estira con sus movimientos. Se transforma en un exoesqueleto que permite los movimientos al mismo tiempo que impide que el organisto estalle por la falta de presión exterior.

Las ventajas del nuevo modelo de traje espacial de Newmann, está basado en la firmeza de los tejidos para contrarrestar la falta de presión atmosférica en el espacio y no en la presión interior.

Las ventajas son muy evidentes. El traje resiste mejor los posible impactos de micrometeroritos y moverse con él requiere mucho menos esfuerzos. El traje ha sido diseñado para futuras exploraciones en Marte o la Luna. “Tenemos que volver a caminar, correr o saltar”, señala Newman.

Como aún pasarán varios años antes de que esas exploraciones se lleven a cabo, hay tiempo para perfeccionar el Biosuit.

Vea como era el traje de Armstrong para sobrevivir en la Luna. Pesaba casi 110 kilos, en la Tierra.



Recuerdan:
 

EL DÍA EN QUE TODO EMPEZÓ
 
El Domingo 13 de Mayo, se celebraron los 400 años de la llegada de los primeros colonos ingleses a las costas de América del Norte. La NASA ha participado en las festividades destacando el espíritu de exploración y colonización de esos primeros colonos, y comparando su aventura con la de los futuros exploradores espaciales.

Réplica del Godspeed, la nave de los primeros colonos ingleses de América del Norte.(15 Mayo, 2007 NASA - CA) La NASA estuvo entre las organizaciones estadounidenses que celebraron el aniversario número 400 de la llegada de los primeros colonos de habla inglesa a América del Norte.

Imagen: Réplica del Godspeed, la nave de los primeros colonos ingleses de América del Norte.

En tres naves 108 colonos, entusiasmados por la Compañía Virginia de Londres, dejaron su tierra para venir a fundar una nueva colonia. Zarparon en Diciembre de 1606 y llegaron a la región de la Bahía de Chesapeake el 13 de Mayo de 1607.

Llamaron a su primer asentamiento Jamestown, en honor al rey de Inglaterra James I. Venían con las instrucciones de establecerse, encontrar oro y una ruta por mar hacia las Indias. Aunque no encontraron oro ni el paso soñado, su colonia fue la cuna de la gran nación que es ahora Estados Unidos de América.

Entre los oficiales venía el explorador Capitán John Smith, que fue líder de la colonia el tiempo que el gobernador volvió a Inglaterra en busca de ayuda. Bajo los constantes ataques de los indígenas algonquianos y por la falta de alimentos, el grupo quedó reducido a 60 sobrevivientes.

La colonia se afirmó luego de la llegada de refuerzos y suministros. La prosperidad llegó a Jamestown gracias al cultivo y exportación del tabaco; arte que según dice la leyenda fue enseñado por Pocahontas, la hija favorita del jefe algonquiano Powhatan, a su marido el empresario John Rolfe, gracias a lo cual se transformó en un acaudalado tabaquero.

En momentos que la NASA se prepara para reasumir la conquista planetaria, con misiones tripuladas a la Luna y posteriormente a Marte, ha visto en la tenacidad y valor de esos colonos que llegaron tras una peligrosa travesía de seis meses a fundar una colonia que permanece hasta hoydía, una inspiración para sus propios exploradores espaciales.



Ir al Inicio de la página